Si queremos hacer frente al Coronavirus, es necesario que nos vayamos mentalizando en la necesidad de tener que utilizar ciertos elementos que nos ayuden a protegernos de posibles infecciones. Uno de los más efectivos es el uso de mascarillas, pero sobre este tema hay muchas dudas debido a los diferentes tipos que nos podemos encontrar.

Sabemos que el COVID-19 se transmite de forma aérea a través de gotitas expulsadas por la nariz y la boca de los infectados. Es una transmisión en aerosol, como se la conoce, y es lógico suponer que el uso de una mascarilla pueda ser de utilidad. Ahora bien, ¿qué mascarillas podemos utilizar? A lo largo de nuestra publicación, hablaremos de los distintos tipos de mascarillas que podemos utilizar.

Mascarillas higiénicas

Este tipo de mascarillas son las menos efectivas. Deberían ser utilizadas una única vez, aunque hay expertos que aseguran que pueden utilizarse varias veces en periodos de tiempo muy corto. Una vez utilizada, debería tirarse a la basura.

Si nos fijamos en su composición, estas mascarillas deberían estar confeccionadas por cinco capas de diferentes tejidos:

  • 2 capas de tejido spunbond de 40 gr/m2 y 100% polipropileno hidrófobo que formaría la parte exterior.
  • 2 capas de tejido spunlace de 44 gr/m2 y 80% poliéster y 20% viscosa que formaría la parte intermedia.
  • 1 capa de tejido spunbond de 20 gr/m2 y 100% polipropileno hidrófobo para la parte interior.

Mascarillas quirúrgicas

Dentro del mundo de la medicina, se conocen con el nombre de tapabocas. Suelen ser utilizadas en quirófanos y no están preparadas para detener la transmisión del virus, sino más bien para protegerse frente a posibles salpicaduras de fluidos. Desde la OMS vienen remarcando que su uso no tiene efectividad para prevenir el contagio, pero sí como medida preventiva.

Mascarillas FFP

Se tratan de mascarillas de protección respiratoria, que se encargan de filtrar el aire que se inhala del exterior. Su composición está pensada para que retengan los agentes, partículas, bacterias o virus que provengan del entorno por el que nos estemos moviendo. Algunos modelos incluyen válvulas que se encargan de reducir la humedad del interior para proporcionar mayor comodidad. Aquí nos podemos encontrar diferentes grupos dependiendo de la capacidad de filtrado que ofrezcan.

Mascarillas FFP1

Dentro de este grupo, son las menos eficientes, ofreciendo un 78% de eficacia de filtración mínima y un 22% de fuga hacia el exterior. Suele ser utilizada para el trabajo con partículas inertes y residuos no tóxicos, como el polvo que desprende el ladrillo de las obras. También impide que se inhalen estos y los olores molestos.

Mascarillas FFP2

El segundo de los tipos de la familia FFP es capaz de filtrar hasta el 92% de las partículas circulantes en el ambiente, dejando en el interior únicamente el 8%. Igual que la anterior ofrece protección frente a residuos no tóxicos, sí frente a elementos fibrogénicos. De esta manera, impide que inhalemos fluidos tóxicos de polvo, aerosoles y humos.

Este tipo de mascarillas estarían al límite de las recomendaciones realizadas por la OMS, ya que indican que para hacer frente al Coronavirus se deberían utilizar mascarillas que filtren un 95% o más.

Mascarillas FFP3

Para protegernos bien del Covid-19, las mascarillas FFP3 son las más idóneas y las que todo el mundo debería utilizar. Estas se caracterizan por filtrar el 98% de las partículas provenientes del exterior.

Mascarillas filtrantes N95

Además de los tipos que hemos comentado anteriormente también nos podemos encontrar las N95. Esta denominación hace referencia a que la mascarilla retiene al menos el 95% de las partículas de 0,3 micras de diámetro o mayores, y como hemos comentado anteriormente, ofrecen el filtrado mínimo recomendado por la OMS.

Infografía diferentes tipos de mascarillas

Compartimos con vosotros una infografía con información sobre los distintos tipos de mascarillas que nos podemos encontrar.

Nuestra recomendación, es que siempre que se pueda, se utilicen las FFP3 ya que son las que mayor filtrado ofrece, y por tanto, mayor seguridad nos dará al movernos entre personas.