Desde la aparición de los primeros casos del Coronavirus en el mundo, se detectó que se trataba de un virus que se transmitía muy rápidamente. Su propagación, normalmente, es a través del aire por medio de los fluidos que se transmiten al toser, estornudar o al hablar, pero se ha comprobado que también es posible transmitirlo al tocar a otra persona, estrechar su mano o cosas parecidas. También nos podemos encontrar otra posibilidad, como tocar una superficie contaminada y después tocarse la boca o los ojos sin haberse lavado, correctamente, las manos.

Para evitar estas situaciones, el uso de guantes puede ayudarnos a reducir la posibilidad de contagios, claro está, si los utilizamos de forma correcta. Cuando los utilizamos, podemos tocar las cosas sin miedo a que nuestra piel entre en contacto con el virus, pero hay que tener mucho cuidado a la hora de retirarlos de nuestras manos, ya que si no se hace de forma correcta, podemos terminar con él en nuestra piel. Ahora bien, ¿cuál es la forma correcta de quitarse los guantes?

Pasos para retirar los guantes y no infectarnos

En el vídeo que os hemos dejado anteriormente, se explica perfectamente los pasos a seguir a la hora de quitarse los guantes, una práctica que muy pocos realizan de forma correcta. En resumen, los pasos que debemos seguir son:

  • Lo primero de todo es sostener, con la punta de los dedos de una de las manos, la parte exterior del guante de la otra mano, por la muñeca, y siempre intentando de no tocar la piel.
  • Una vez que lo tenemos agarrado, iremos tirando de él hacia afuera, hasta que nos lo hayamos quitado completamente.
  • El guante que nos acabamos de quitar, lo agarraremos con la mano que aún tiene guante.
  • Despega el segundo guante deslizando lentamente los dedos de la mano izquierda hasta llegar a la altura de la muñeca.
  • Ahora le das la vuelta, poco a poco, mientras lo despegas de tu mano y dejas dentro de él el primer guante.
  • Tíralos al cubo de la basura. No conviene reutilizarlos.
  • Lávate las manos con agua y jabón inmediatamente después.

Aquí también os dejamos una pequeña infografía donde podéis ver todos los pasos a seguir para una correcta retirada.

¿Se deben utilizar guantes?

Ante esta pregunta, nos podemos encontrar diferentes respuestas, dependiendo del experto al que le lacemos la pregunta. Independientemente de la respuesta, los guantes desechables se ha comprobado que son efectivos siempre y cuando se lleven y se quiten de forma correcta. Si no, te dan una falsa sensación de seguridad, de protección frente a la infección que puede hacer que te relajes y no te laves las manos o toques otras cosas e ir contaminándolas.

Si al llegar a casa, nos los quitamos de forma correcta, sin que la parte expuesta entre en contacto con nuestra piel, y luego te lavas bien las manos, los guantes pueden funcionar como una capa de protección.

¿Se pueden reutilizar?

Este tipo de material está pensado para un único uso, acabando en el cubo de la basura tras ser utilizados. Pero en estos días, donde este tipo de materiales escasean, es habitual que las personas opten por limpiarlos para utilizarlos más veces. En el caso de que queramos reutilizarlos, deben ser limpiados con una solución de lejía concentrada, en proporción 1 de lejía por 9 de agua, dejando después que se sequen bien.

Además, hay que con cuidado porque los guantes de látex se estropean muy rápido, se rajan y aparecen agujeros puesto que no están diseñados para llevarse por la calle o realizar tareas de la vida cotidiana.

En todo caso, lo más importante es lavarse bien las manos con jabón, independientemente de si hemos utilizado o no guantes. De esta forma podremos acabar con las impurezas que podamos tener en nuestras manos.